viernes, 2 de mayo de 2008

V-mail (antes que el e-mail)






Al mencionar la palabra guerra inevitablemente la mente asocia muchas imágenes que ciertamente no representan motivo de orgullo para la mayoría de nosotros. Aun así se encuentran algunas situaciones que tuvieron que ver con la guerra pero que no necesariamente son el reflejo nefasto de ella. Por ejemplo el V-mail que es mucho mas antiguo que el E-mail que todos conocemos pero que en el fondo tenía el mismo fin.




El V-Mail (Victory Mail) fue una herramienta de comunicación de enorme valor empleada durante la Segunda Guerra Mundial. Su origen se ubica en Inglaterra donde lo usaron para el correo con sus bases en el Medio Oriente. Los británicos lo denominaron Airgraph.

El mecanismo de la operación consistía en fotografiar las cartas de los soldados o de sus familiares y amigos, enviadas en un formato especial. Estas, eran copiadas luego en microfilm de 16 mm y en lugar de destino el proceso era revertido.

Un rollo de película con un peso de 7 onzas podía contener unas 1500 cartas con un peso aproximado de 50 Kg., aliviando así el peso del transporte aéreo tan necesario para el envío de los abastecimientos necesarios para la guerra. Los 37 sacos de correo necesarios para transportar 150 mil cartas de una página, con un peso de 1287 kg, eran reemplazados por un solo saco de 22.5 kg

El V-mail era un formato que combinaba el papel y el sobre en una sola hoja que se plegaba y se pegaba para formar el sobre. Luego de procesado la carta final era reproducida a 1/4 de su tamaño original y entregado al destinatario. Por supuesto que existía también el correo regular y el envío de encomiendas, pero este método era uno de los predilectos de las familias y los soldados.

Claro que no todo era una maravilla, y como era de esperarse la censura y el correo van de la mano en todo conflicto bélico. El método de censura varía de acuerdo al país. En algunos casos hay oficiales especializados que realizan la censura de las cartas, tachando cualquier información que pueda darle alguna pista al enemigo sobre las operaciones.

En el caso de los soldados de Estados Unidos, al menos de acuerdo a algunos excombatientes, los oficiales de rango superior censuraban las cartas de los de rango inferior. Obviamente que ninguno de ellos quería colaborar con el enemigo y por tanto era una operación amistosa y voluntaria.


Si te gusto esta nota, podes suscribirte por medio de las siguientes opciones


Las personas que visitaron este post también leyeron: