viernes, 2 de mayo de 2008

La mano de Mokusen [Cuento Zen]

extraido de: http://www.bushidoblog.com.ar/index.php/la-mano-de-mokusen/

" Mokusen Hiki era un maestro zen que vivía en un templo en la provincia de Tamba. Uno de sus seguidores se quejó con él acerca de lo tacaña que era su esposa. Así que Mokusen visitó a la esposa de su seguidor y le mostró su puño cerrado.

“¿Qué es lo que significa eso?”, le preguntó la mujer sorprendida. “Suponte que mi puño estuviera siempre así. ¿Cómo lo llamarías?” le preguntó. “Deforme”, respondió la mujer.

Luego abrió su mano lo más que podía y le preguntó: “¿Y si estuviera siempre así? ¿Cómo lo llamarías?”. “Otro tipo de deformidad,” dijo la esposa. “Si entiendes tanto,” concluyó Mokusen, “eres una buena esposa”. Y se fue.

Luego de su visita, la esposa ayudó a su marido tanto a distribuir como a ahorrar.

...


No es bueno ni sano ir contando siempre la cantidad de monedas en nuestros bolsillos ni cuantos billetes hay en nuestra cartera. Tampoco se recomienda dar desmedidamente ya que no sería sabio. Lo ideal, como en todo, es encontrar el equilibrio entre ambos puntos. Seamos generosos con los que lo necesitan y a la vez seamos buenos mayordomos de nuestras posesiones. Al lograr esto, se vive un poco más tranquilo.

Gracias por leer,
Dario Manoukian [Bushido Blog] "


Si te gusto esta nota, podes suscribirte por medio de las siguientes opciones


Las personas que visitaron este post también leyeron: