lunes, 2 de diciembre de 2013

De la patata frita al motor

http://www.elciudadanoweb.com/?p=350193



De unas papas fritas al motor de los colectivos de la Semtur. Los aceites vegetales usados de los comercios gastronómicos de Rosario encontraron un nuevo destino, bien lejos de las cañerías. Esta semana, la Subsecretaría de Economía Solidaria, la Cooperativa de Trabajo Reciclado Rosario Sur y la empresa del Estado municipal para el transporte urbano de pasajeros (Semtur) firmarán un convenio para la provisión de biocombustibles obtenidos a partir de la reutilización de Aceites Vegetales Usados (Avus). Así, se combinan, en un sólo proyecto que afecta al servicio de transporte público de la ciudad y a trabajadores rosarinos, el trabajo cooperativo y el cuidado del medioambiente.

Un litro de aceite vegetal usado contamina un millón de litros de agua. Qué hacer con esos restos residuales gastronómicos es un desafío, tanto para cada uno de los ciudadanos en su casa como también en relación a las políticas públicas. Desde 2011, una pequeña cooperativa recolecta el Avus de distintos comercios, lo lleva a una empresa de Pérez que se ocupa de transformarlo en biodiesel y luego la cooperativa lo comercializa. Hasta este momento, sólo lo hacía en pequeños volúmenes a particulares, pero ahora la empresa Semtur utilizará ese biodiesel para todas las unidades del transporte urbano de pasajeros, fortaleciendo la cadena de comercialización de la cooperativa.

Esto garantiza también conocer todo el proceso de producción: de dónde viene el aceite y dónde termina, por dónde pasa, en manos de quién estuvo.

Desde 2011 estos emprendimientos han recolectado unos 30 mil litros de aceite vegetal usado; número que ahora se acerca a los 4 mil litros mensuales reciclados. La actividad genera 16 puestos de trabajo directos a muchas personas que, probablemente, de otra manera no tendrían empleo. De la cadena, además, participan 60 comercios generadores de Aceite Vegetal Usado: 35 en la zona de Santa Fe, Francia, Oroño y el río (la zona de Pichincha) y 25 en el área de Pellegrini desde Oroño hasta Alem. Además, cabe destacar que desde hace dos años todo el aceite que se utiliza en la Feria de las Colectividades se recicla. Con el convenio, la perspectiva aumenta y, tal como señaló Susana Bartolomé, subsecretaria de Economía Solidaria, con este avance en la materia “Se tiene todo por ganar”.

“Estos generadores son emprendimientos gastronómicos que, en el marco de sus proyectos de Responsabilidad Social Empresaria, proveen el Avus a los recolectores, quienes se ocupan de su almacenamiento y traslado para su proceso de transformación en biocombustible, y su posterior comercialización. A ellos no le trae beneficios económicos, pero tampoco genera problemas ni gastos. Se trata, exclusivamente, de conciencia”, explicó Bartolomé.

Reciclar y transformar en biodiesel los Aceites Vegetales Usados colabora para: disminuir las inundaciones en casas y calles, ya que el Avu es uno de los principales elementos que corroen y tapan los caños y cloacas; evitar graves problemas de salud; reducir las emisiones de monóxido de carbono; mejorar la calidad del aire con tan solo usar 20 por ciento combinado con diesel de petróleo; extender la vida útil de los motores diesel.


Si te gusto esta nota, podes suscribirte por medio de las siguientes opciones


Las personas que visitaron este post también leyeron: